El cliente me dice que ha pedido un café, y que no le hemos puesto la pastita con la que habitualmente solemos acompañarlo.

  1. Le doy las gracias por trasmitirme la queja (que podía haber marchado y no volver) para intentar que no se vuelva a cometer el fallo.
  2. Le pido disculpas, por el fallo, error, olvido, etc.
  3. Le explico que está en su derecho de pedir la pastita, por que si ayer cuando estuvo se la pusimos,y le cobramos lo mismo que hoy, le hemos engañado por que el cliente ha vuelto entre otros motivos por ese detalle. Lo mismo ocurriría si el café de hoy es de peor calidad que el de ayer.

Esta explicación esta un poco exagerada, pero en el fondo lo sentimos  así .
Si yo vuelvo de nuevo a un local, quiero que por lo menos me ofrezcan lo mismo que la vez anterior.

Anuncios