Curiosidades sobre el café

El blog de la Cafetería Oxford – Valladolid

¿Qué son los baristas? — 28/07/2016

¿Qué son los baristas?

¿Os habéis fijado en que últimamente nuestros cafés tienen mejor pinta que nunca? Es por los baristas, esas personas que dedican su tiempo en prepararte un café perfecto, con la crema perfecta, con dibujos a los que llaman latte art (y que te mirarán mal si te pasas con el azúcar).

Es una profesión que viene de otros países pisando fuerte, y que ha florecido en las grandes urbes como Madrid y Barcelona. Aunque aún es una profesión que no está reconocida en ninguna tabla salarial dentro de la hostelería en España.

pexels-photo

La tarea del barista va mucho más allá de la preparación del café, sino que también deben conocer los diferentes tipos de café, grados de tueste… la materia prima, en definitiva. Por supuesto también dominan las distintas formas de preparación: espresso, de filtro, prensa francesa… Además los cafés no son su única especialidad, también son expertos en la preparación de bebidas a base de café, ya sea con o sin alcohol.

Un problema que deben afrontar  los baristas es cierta reputación negativa que se ha creado entre los clientes. Nolo Botana, barista en Toma Café (Madrid), cree que es debido a cierto grado de snobismo que tienen algunos profesionales o que son un poco intransigentes y fundamentalistas con los clientes (no consumirlo con leche, con azúcar…).  – Aunque también es cierto que existe una mentalidad cerrada por parte del público, no aceptamos que se trate el café como un producto de cata, aunque puede que sea cuestión de tiempo que nos adaptemos como ocurrió con la cerveza artesana. –  O al menos eso cree Nolo Botana.

¿Y por qué esa negativa al azúcar y a la leche en el café? Dice Nolo Botana en una entrevista con El País que lo importante es el café. Se cuida mucho la calidad del producto y la preparación, por lo que no les gusta que le echemos azúcar, ya que enmascara sabores. Y en cuanto a la leche, se acepta siempre y cuando sea de buena calidad y esté correctamente emulsionada. No les gusta que los clientes les pidan un café con leche sin espuma.

Si lo pensáis tiene cierta lógica, es como si le pidiéramos a un experto el vino mezclado con coca cola, o la cerveza con limón… Recordad tenerlo en cuenta a la hora de pedir vuestro café, y si no sabéis qué preferís ¡siempre podéis pedir que os recomienden!

Anuncios
¿Es sustentable el café en cápsulas? — 20/07/2016

¿Es sustentable el café en cápsulas?

Hace ya unos años que se produjo el boom de las cafeteras Nespresso en España, y posteriormente se han ido sumando otras marcas como Dolce Gusto o Tassimo. Estas cafeteras emplean café envasado en cápsulas individuales hechas de aluminio o polipropileno. Su popularidad subió como la espuma en todo el mundo, hasta el punto de que en 2015 uno de cada tres hogares estadounidenses tenía una cafetera de cápsulas. En EE.UU. son conocidas como K-Cups (de la marca Keurig). Su inventor, John Sylvan, jamás pensó que se llegarían a utilizar fuera de las oficinas. Ahora dice tener ciertos remordimientos por su invención y se dedica a la producción de energía solar.

El problema de estas cápsulas es que no son ni reciclables ni biodegradables. No importa que las tiremos al contenedor amarillo, terminarán en un vertedero. Ni siquiera aunque las hayamos vaciado en casa se podrían reciclar mediante los procesos existentes debido a su pequeño tamaño. Esto mismo ocurre en la mayoría de países europeos.

Además la legislación no considera a las cápsulas como envases, sino que son tratadas como parte del producto. (En España son equiparadas a las bolsitas de te). Esto complica aún más la tarea del reciclaje, que deberían costear las empresas si se reconocieran las cápsulas como envases (según la legislación en España).

Debido a los problemas que supone el deshacerse de las cápsulas, la marca Nespresso, cuyas cápsulas están hechas completamente de aluminio lacado, facilita su reciclaje a clientes mediante la recogida en sus boutiques y otros puntos. Aunque se conocen las cifras de las cápsulas que se procesan ya que la empresa no las ha facilitado.

Pero no es solo el deshecho el problema de estos productos, se ha calculado que cada café de cápsula que nos tomamos ha generado 82g de CO2 a lo largo todo el proceso, desde la producción del café, hasta el impacto de sus tiendas, pasando por la fabricación de las cápsulas.

La plataforma kill the k-cup lanzó el pasado año una campaña que se hizo viral. Denunciaban que solo en el año 2014 se desecharon cápsulas suficientes como para dar diez vueltas y media a la Tierra.

Soluciones:

-En Suiza la marca Denner lanzó al mercado unas cápsulas reutilizables fabricadas con polipropileno compatibles con la Nespresso, pero en 2011 perdieron el juicio contra la marca y se retiró este producto de la circulación.

En España se comercializan cápsulas reutilizables bajo la marca Emocup, las fabrican compatibles tanto con Nesspresso como con Dolce Gusto.

-El empleo de cápsulas biodegradables, como las de Ethical Coffee, que son fabricadas con fibras vegetales y almidón.

-El ecodiseño; en lugar de buscar soluciones a posteriori, diseñar los productos para que tengan el menor impacto medioambiental posible. Como estas cápsulas totalmente solubles. Están recubiertas de azúcar cristalizado, por lo que no se produce ningún residuo. Pero por el momento es solo un diseño conceptual.

Fuentes:

http://blogs.elpais.com/eco-lab/2011/02/es-una-capsula-de-cafe-un-envase.html

http://www.microsiervos.com/archivo/ecologia/capsulas-cafe-sin-capsulas-desechables.html

http://www.concienciaeco.com/2011/02/24/nespresso-contaminacion-monopolio-explotacion-y…-¿aluminio/

http://www.theatlantic.com/technology/archive/2015/03/the-abominable-k-cup-coffee-pod-environment-problem/386501/

Café: ¿sí o no? El eterno debate — 13/07/2016

Café: ¿sí o no? El eterno debate

El café. Es la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua. Pero, ¿es beneficioso o perjudicial para nuestra salud? La respuesta puede ser ambas, depende de la cantidad de café que tomemos al día y sobre todo de nuestro historial clínico. La clave está en un consumo moderado, que según el doctor De la Figuera serían unas 3 ó 4 tazas diarias. Y debemos procurar no sobrepasar las 5. Aunque esto es meramente orientativo, cada uno debemos tener el cuenta cuál es nuestro umbral de tolerancia a esta bebida, y saber dónde está nuestro límite.

No es nuevo que el café contiene antioxidantes naturales muy saludables (sobre todo el café verde). Además se ha demostrado que resulta beneficioso para nuestra salud cardiovascular. Aunque debemos tener en cuenta que el café aumenta el ritmo del corazón y la presión sanguínea, por lo que aquellas personas que tengan problemas cardiacos relacionados deben tener cuidado. Pero tampoco es recomendable exceder las 5 tazas de café diarias, lo ideal para ayudar a nuestra salud cardiovascular serían 4 tazas diarias.

Entre los beneficios del café se encuentran la reducción de posibilidades de padecer enfermedades como demencia, alzheimer, parkinson o gota. También se ha descubierto recientemente que puede estar asociado con un menor riesgo de desarrollar melanoma maligno.

Además se ha demostrado que aumenta la efectividad de los analgésicos, sobre todo en dolores de cabeza, es por esto que las aspirinas incorporan una pequeña cantidad de cafeína en su composición.

En un estudio de la Radiological Society of North America de 2010 se demuestra que la cafeína mejora el rendimiento cognitivo: aumenta la memoria corto plazo y el coeficiente intelectual. Pero, ¿por qué? El café aumenta el cortisol, una hormona que nos prepara para el estrés. Aunque a la larga este efecto desaparece y termina convirtiéndose en un efecto placebo.

Pero también se ha demostrado que el cafestol y el kahweol, que contiene el café (sobre todo hervido sin filtrar), son causantes de un gran aumento del colesterol, especialmente si sobrepasamos la cantidad recomendada.

El síndrome de abstinencia, ¿mito o realidad? La cafeína sí crea adicción, por lo que existe también un síndrome de abstinencia si dejamos de tomarla. Incluso en personas que solo toman una pequeña dosis al día, por ejemplo un café (100mg). Se ha demostrado que una dosis pequeña de 25mg puede ayudar a paliar este síndrome. Cantidad que quizá estemos ingiriendo por otros medios sin darnos cuenta. (Y por eso no notemos el síndrome de abstinencia).

 

Esperamos que sigáis disfrutando de vuestros cafés como lo hacemos nosotros. Y recordad que con cuatro tazas diarias es más que suficiente, ¡además de saludable!

Fuentes:

http://www.efesalud.com/noticias/el-eterno-debate-sobre-el-cafe/

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-02-07/mejor-tener-cuidado-los-efectos-sobre-la-salud-del-cafe-mananero-no-son-buenos_501423/

http://www.abc.es/sociedad/20150126/abci-beneficios-cafe-salud-201501231658.html

Receta: café turco — 06/07/2016

Receta: café turco

El café a la turca (türk kahvesi) fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el año 2013. Se toma sobre todo en Oriente Medio, y lleva consigo una importante tradición. En Turquía tomar café se asocia con amabilidad y sociabilidad.

6176141905_6e9d027c1e_b

Tradicionalmente lo preparan las mujeres, y si se toma con ellas, es habitual que lean el futuro en los posos del café tras tomarlo. Se vuelca la taza tapada con un platito y se observa lo que quede pegado.

Este café se sirve en tazas muy pequeñas que tradicionalmente no tenían asa, aunque ahora es tan habitual encontrarlo con asa como sin ella. En caso de no llevar asa, se introduce la taza en un pequeño recipiente metálico llamado zarf.

Pero lo más especial de este café, a parte de su significado cultural, es la forma de prepararlo:

Necesitaremos un cezve, que es un recipiente especial hecho de cobre o latón en el que se prepara este café. Se caracterizan por tener un mango largo para evitar quemarnos.

Comenzaremos por moler el café. Es muy importante que quede muy muy fino, como el polvo, ya que este tipo de café no se filtra antes de tomarlo. La variante típica es el café Arábica, aunque podemos utilizar otras clases.

Calcularemos unos 50 ml de agua para cada persona, que verteremos en el cezve junto con una cucharada café y el azúcar si se desea. (Debe añadirse en el momento de prepararlo).

Una vez hierve se vierte la espuma en la taza o se desecha. Realizaremos esta operación tras cada ebullición. Se añade una segunda cucharada de café y se hierve dos veces consecutivas, quitando el cezve del fuego entre ambas ebulliciones. El número de ebulliciones varía dependiendo del país.

Antes de servir el café, se añade una cucharada de agua fría para que los posos se depositen más rápidamente en el fondo.

Se espera un poco y ¡ya podemos disfrutar nuestro café a la turca!

Fuentes:

http://www.illy.com/wps/wcm/connect/es/cafe/cafe-turco

http://www.comprarmicafetera.com/como-hacer-cafe-turco/

Cafés europeos — 04/07/2016

Cafés europeos

El café es una bebida conocida en todo el mundo, pero cada cultura ha desarrollado diferentes formas de prepararlo siguiendo sus gustos. Si eres un amante del café y quieres seguir disfrutándolo en tus vacaciones, aquí te dejamos una pequeña lista de los cafés más típicos de algunos de los principales destinos europeos.

the-cathedral-427935

Si visitas Viena no olvides probar su típico Viennese Melange, un espresso en taza mediana servido con leche vaporizada y una capa de espuma. Y si eres de los que lo toma con leche prueba el Kaffee Verkehrt, un espresso servido en vaso alto con 1/3 de leche y una gruesa capa de espuma. La versión vienesa del latte (macciato) italiano. Y por último, ¿qué mejor que tomarse un café vienés en Viena? Allí lo llaman Franziskaner y se prepara coronando un café con leche con una capa de nata montada, y decorando con cacao o canela.

flags-947306.jpg

En Suiza también son grandes amantes del café, si lo visitas procura pedir un Schümli. Es como los verdaderos suizos toman el café, solo con su capa de crema y servido en taza pequeña. Lo acompañan de una jarrita de crema para servir al gusto. Pero si lo que buscas es empezar el día con energía, prueba su Café Complet, lo acompañarán con un completo desayuno.

hotels-in-berlin-1068071

En Alemania se complican menos a la hora de preparar los cafés. Puedes tomar un delicioso Milchkaffee, mitad de café y mitad de leche servido en un gran vaso y normalmente coronado con una espesa capa de espuma. Aunque también tienen algunas especialidades, si te gusta el café fuerte prueba el Mokka, un café muy intenso aunque ya endulzado preparado a la turca.

pexels-photo

Si visitas al vecino país de Portugal, no dudes que encontrarás un buen café vayas donde vayas. Solo que apréndete estos nombres si no quieres pasar como un turista más. Llaman Café Pringado a nuestro cortado; si quieres un café con leche debes pedir un Meia de Leite, excepto si es por la mañana, que puedes pedir un Galão ya que es de mayor tamaño; y si quieres un café solo debes pedir un Bica si te gusta el café fuerte, o un Carioca si lo prefieres algo más suave.

rome-1208062

Y por último la cuna del café en Europa, Italia. No puedes irte de Italia sin probar su típico Espresso, y recuerda que se sirve muy corto y se bebe de una vez. Si te gusta el café aún más fuerte, pide un Stretto (o Ristretto), todo el aroma y sabor concentrados en una mínima porción de agua. Y si prefieres tomar tu café con leche, siempre puedes tomar un Latte o un Capuccino, conocidos mundialmente.

Esperamos que con estos consejos disfrutéis de un buen café estéis donde estéis.

Artículo original: http://www.mimundo.philips.es/pedir-cafe-diferentes-ciudades-europeas/