El café a la turca (türk kahvesi) fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el año 2013. Se toma sobre todo en Oriente Medio, y lleva consigo una importante tradición. En Turquía tomar café se asocia con amabilidad y sociabilidad.

6176141905_6e9d027c1e_b

Tradicionalmente lo preparan las mujeres, y si se toma con ellas, es habitual que lean el futuro en los posos del café tras tomarlo. Se vuelca la taza tapada con un platito y se observa lo que quede pegado.

Este café se sirve en tazas muy pequeñas que tradicionalmente no tenían asa, aunque ahora es tan habitual encontrarlo con asa como sin ella. En caso de no llevar asa, se introduce la taza en un pequeño recipiente metálico llamado zarf.

Pero lo más especial de este café, a parte de su significado cultural, es la forma de prepararlo:

Necesitaremos un cezve, que es un recipiente especial hecho de cobre o latón en el que se prepara este café. Se caracterizan por tener un mango largo para evitar quemarnos.

Comenzaremos por moler el café. Es muy importante que quede muy muy fino, como el polvo, ya que este tipo de café no se filtra antes de tomarlo. La variante típica es el café Arábica, aunque podemos utilizar otras clases.

Calcularemos unos 50 ml de agua para cada persona, que verteremos en el cezve junto con una cucharada café y el azúcar si se desea. (Debe añadirse en el momento de prepararlo).

Una vez hierve se vierte la espuma en la taza o se desecha. Realizaremos esta operación tras cada ebullición. Se añade una segunda cucharada de café y se hierve dos veces consecutivas, quitando el cezve del fuego entre ambas ebulliciones. El número de ebulliciones varía dependiendo del país.

Antes de servir el café, se añade una cucharada de agua fría para que los posos se depositen más rápidamente en el fondo.

Se espera un poco y ¡ya podemos disfrutar nuestro café a la turca!

Fuentes:

http://www.illy.com/wps/wcm/connect/es/cafe/cafe-turco

http://www.comprarmicafetera.com/como-hacer-cafe-turco/

Anuncios