Se trata de un vaso desarrollado por los estudiantes del IPN (Instituto Politécnico Nacional de México), que soportan alrededor de veinte minutos agua hirviendo sin que se ablande el contenedor. Están fabricados con una pasta parecida a la de las galletas pero con unas propiedades para soportar el calor mucho mayores.

Fuente: La Crónica

Anuncios