Siguiendo con el anterior artículo…

¿Cuantas veces está un camarero sirviéndonos mientras está hablando con otra persona? ¿tanto le cuesta dedicarnos 2 minutos, o acaso no le pagamos por esa dedicación? Creo que nuestro trabajo es estar pendiente del cliente, atenderle por si desea alguna otra cosa o quiere pagar, etc, y sin embargo, si el camarero esta hablando o despistado, probablemente no preste atención a su cometido.

En esa línea me comentaba un cliente, que en el restaurante donde había comido hoy, la camarera le había espetado -éste es el vino que quieres- a lo que le reprochó que tenía la suficiente confianza como para tutearle. Probablemente ella no se dio por aludida. A la hora de abrir la botella de vino fue el cliente quien tuvo que ayudar a la misma camarera procediendo él con el sacacorchos. Por esa botella de vino el cliente a pagado 36€ y por la comida para 5 personas mas de doscientos.
Me parece que el servicio, tiene que ir acorde con el precio, de lo contrario el cliente se pensará dos veces volver a ese restaurante.

Anuncios